Mientras se resguardaba debajo de un árbol, el rayo le entró por el hombro y le salió por los pies, provocándole un paro cardiaco

La lluvia torrencial que sorprendió a Madrid durante la noche de ayer pudo cobrarse una víctima mortal, de no ser por el trabajo de los efectivos sanitarios. Alrededor de las 22:00 horas, un hombre de 40 años decidió resguardarse bajo un árbol del Parque de Pradolongo, en Usera. La tormenta eléctrica sacudió la capital, alcanzando dicho árbol y, como consecuencia, al hombre.

Al parecer, el rayo pudo entrarle al hombre por la zona de los hombros, recorriendo el cuerpo hasta salir por los pies. La descarga eléctrica se provocó un fallo cardiorrespiratorio, que pudieron revertir a los pocos minutos los efectivos sanitarios de SAMUR desplazados al lugar.

Ahora, el hombre se encuentra hospitalizado en estado grave en el 12 de Octubre, debido a la gravedad de las heridas internas.